Cómo hackear cuentas de Facebook en 2016 – Técnicas

hackear cuentas 2016

Las técnicas que vamos a compartir a continuación se comparten a modo de divulgación. Facebook es una red social con más de mil millones de usuarios activos pero sigue teniendo agujeros de seguridad, sobre todo en lo que se refiere a ingeniería social, algo difícil de evitar.

Los hackers son expertos en lograr que las víctimas acaben dando sus datos, y ese es el mayor problema de seguridad de Facebook, puedes evitar que hackeen tu sistema, pero no puedes evitar que los usuarios caigan en las trampas de hackers y que les dén sus datos de acceso.

Algo tan simple como responder una llamada de un supuesto trabajador de facebook puede hacer que creas que estás hablando con alguien de la empresa, y cederle al momento tus datos sin saber que acabas de cometer un gran error. Santiago, de como-hackear.com, ha compartido distintas técnicas para hackear facebook que realizan los hackers a día de hoy.

Nosotros vamos a compartirte dos de estas técnicas en este artículo, recuerda tener cuidado y no caer en este tipo de trampas.

Técnica 1 – Usando keyloggers

Un keylogger es un programa de software que puede grabar cada toque de teclado que el usuario hace, sin su conocimiento. El software tiene que ser descargado manualmente en el ordenador de la víctima. Se iniciará automáticamente la captura de pulsaciones de teclado tan pronto como el ordenador está encendido y no son detectados por los antivirus. El software puede ser programado para que envíe un resumen de todas las pulsaciones de teclado a través de correo electrónico al hacker, que recibirá en su email las contraseñas tecleadas por la víctima.

CNET tiene un Keylogger gratuito. Si esto no es lo que estás buscando es, puede buscar otros keyloggers gratis o de pago, que son más profesionales.

free-keylogger

Técnica 2 – Robo de cookies

Las cookies permiten que un sitio web almacene información en el disco duro del usuario y posteriormente pueda recuperarlo. Estas cookies contienen información importante que se utiliza para realizar un seguimiento de una sesión, y un hacker puede olfatear y robar estas cookies si están en la misma red Wi-Fi que la víctima. Ellos en realidad no consiguen las contraseñas de inicio de sesión, pero todavía pueden acceder a la cuenta de la víctima mediante la clonación de las cookies, engañando a Facebook haciendo creer que son la misma sesión de la víctima, que sigue conectada.

Como puedes ver estas son dos de las técnicas más usadas, pero hay muchísimas más. Ya sabes, ten cuidado y protégete 😉